Mercedes-Benz Vision Tokyo, un prototipo autónomo que funciona a hidrógeno

352 0

Mercedes-Benz rinde homenaje a la ciudad que ésta semana alberga el Salón de Tokio con un concepto denominado Mercedes-Benz Vision Tokyo, un trabajo conceptual con conducción autónoma alimentado a pila de combustible.

Entre las novedades que Mercedes-Benz llevó al Salón del Automóvil de Tokio se encuentra un trabajo conceptual que combina una carrocería del tipo monovolumen, con un diseño de corte futurista. Se trata del Mercedes-Benz Vision Tokyo que nos deja conocer hacia donde irá el futuro de la marca alemán en términos de automóviles de conducción autónoma con energías alternativas.

A nivel estético, el prototipo se presenta con el formato de un monovolumen con su carrocería pintada en color plateado y sus ventanillas laterales serigrafiadas en el mismo color del vehículo. El recubrimiento utilizado en las ventanillas brindan privacidad a los pasajeros, mismo tiempo que permiten el ingreso de luz y la vista hacia afuera. Su carrocería mide 4,803mm de largo, 2.100 mm de ancho y 1.600mm de altura y su estética exterior se completa con unas gigantescas llantas con un diámetro de 26 pulgadas.

Mercedes-Benz-Vision-Tokyo-1

Su interior ofrece espacio para cinco ocupantes, quienes gracias a las bondades de la conducción autónoma, pueden acomodarse en forma cómoda sobre un gran sofá en forma ovalada. El Vision Tokyo está equipado con tecnologías que permiten adquirir los gustos y preferencias de sus ocupantes, en función de modificar el comportamiento del vehículo, pero también puede ser controlado en forma manual si la situación así lo requiere.

El puesto de conducción ofrece un panel de control minimalista, equipado con uso sistema de head up display y una posición de conducción central. Sin embargo el habitáculo está claramente enfocado en los ocupantes, que pueden disfrutar de una suerte de holograma proyectado en medio del habitáculo, y una pantalla de información y entretenimiento de gran tamaño.

El Mercedes-Benz Vision Tokyo es impulsado por un sistema de propulsión eléctrico con pila de combustible que toma como base al sistema híbrido F-CELL PLUG-IN de la compañía, que utiliza una potente batería que puede ser cargada a través de un sistema de inducción. Este sistema le brinda una autonomía de 980 kilómetros.

Pocas dudas quedan ya que en un futuro cercano seremos unos holgazanes que veremos pasar el paisaje a nuestro alrededor, sin necesidad de posar las manos sobre el volante.

Mercedes-Benz-Vision-Tokyo-2




In this article

Join the Conversation