Los subwoofers KICKER 43L7QB82 son distintos, son potentes y son mejores

429 0

Cuando ya estás en otra liga, no te queda más sino mejorar, exigir calidad e invertir en mejores componentes. Los KICKER 43L7QB82 rompió la liga, hizo un molde nuevo y lo mejoró ante tus oídos.

Los recintos cargados KICKER® L7™ son la máxima expresión de potencia y precisión. Este enfoque sin obstáculos para el diseño y la ingeniería le valió al subwoofer Q Class un prestigioso Premio CES® a la Innovación.

KICKER 43L7QB82

Como habrás adivinado, el sistema se basa en uno de los subwoofers cuadrados Kickers L7.

Pero de ahí en adelante, todo es diferente. El subwoofer cuadrado de ocho pulgadas está montado en un gabinete de aluminio sólido, que ha sido extruido sin problemas hasta un grosor de 0.25 “en una sola pieza.

Hay varias ventajas al usar un gabinete de aluminio sólido extruido. Primero, es obviamente muy robusto y duradero, pero también es casi libre de resonancia, lo que mejora la calidad del sonido. Para mejorar aún más la calidad del sonido, en el lado opuesto del subwoofer, se monta un radiador pasivo L7 especialmente sintonizado para aumentar la salida del sistema.

El KICKER 43L7QB82 utiliza una canasta de aluminio fundido con ventilación perimetral para asegurar una buena disipación de calor, fundamental para el manejo de alta potencia. Además de añadir a la disipación de calor y la capacidad de manejo de potencia, un gran conjunto de motor de ferrita incluye un disipador de calor integrado en la placa superior.

Una pieza sólida tipo caño (no ventilada) se forja en la placa inferior de acero del subwoofer para una excursión alta. La energía eléctrica se suministra a través de un solo terminal con muelle en el armario del KICKER 43L7QB82, a un par de bobinas de cobre de dos pulgadas, cuatro ohms, cableadas en paralelo para una carga de amplificador de dos ohms.

El cono es de polipropileno moldeado por inyección y está asegurado al Santoprene con adhesivo y costuras.

Mide sólo 9,6 pulgadas de alto, 9,4 pulgadas de ancho, y menos de 11 pulgadas de profundidad, el sistema se ajusta en casi cualquier lugar. Y es sorprendentemente pesado, con un peso de casi treinta libras, con el woofer en sí representa más de la mitad del peso total.

El KICKER 43L7QB82 es un subwoofer de alta gama, para los que más patean, compiten o no se conforman con tener buenos bajos: Esto es para quien quiere los mejores bajos.

Cómpralos ya. Envío gratis en menos de una semana.




In this article

Join the Conversation